Informe sobre presupuestos municipales 2010-2019

Valencia aumenta el gasto en seguridad, pero recorta en educación y vivienda

  • El análisis elaborado por el Observatorio de los Servicios Urbanos confirma una mayor preocupación por las partidas de medio ambiente y turismo.
  • El gasto destinado a transporte público y a seguridad y orden público en 2019 marcó el máximo histórico de la década.
  • Valencia es, por cuarto año consecutivo, la ciudad analizada que menos destina a recogida, gestión y tratamiento de residuos.

Valencia, 4 de febrero de 2020. Los presupuestos de 2019 de Valencia confirman un importante recorte del gasto en educación -una partida que se rebajó un 13,86% menos respecto a 2018- y en vivienda – con un recorte de 28,26% en el último año. Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden de un informe elaborado por el Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR) en el que se analiza la evolución de las cuentas municipales entre los años 2010 y 2019 para 20 ciudades españolas en base a cifras oficiales[1].

El análisis realizado por OSUR revela que los principales gastos presupuestarios del Ayuntamiento de Valencia en 2019 fueron, en primer lugar, bienestar comunitario -que engloba servicios como gestión de residuos, limpieza viaria, abastecimiento de agua, alcantarillado, servicios funerarios y alumbrado- con 159,07 euros/habitante; en segundo lugar, seguridad y orden público con 116,31 euros/habitante; en tercer lugar, transporte con 68,12 euros/habitante.

Le sigue, por orden de gasto, educación -que engloba administración general de educación, funcionamiento de centros docentes de preescolar y primaria y educación especial y servicios complementarios de educación- con 45,86 euros/habitante; y deporte con 18,81 euros/habitante. Las partidas que menos dinero reciben son protección y mejora del medio ambiente a la que se destina 8,47 euros por habitante; promoción turística con 8,05 euros/habitante y, por último, vivienda con 4,95 euros por habitante.

Recorte del gasto en educación con el presupuesto más bajo desde 2015

El análisis pormenorizado por indicadores muestra que, en materia de educación, el gobierno del alcalde Ribó también recortó el gasto en 2019, pasando de los 53,24 euros por persona a los 45,86 euros por habitante, rebajando más de siete euros, es decir, un 13,86% menos, la cifra más baja desde 2015.

El gasto en seguridad y orden público fue en 2019 el mayor de la última década, ocupando la tercera posición del ranquin de ciudades analizadas, después de Barcelona y Santa Cruz de Tenerife, con un aumento en 2019 del 3,2%, alcanzando hasta los 116,31 euros por habitante.

En transporte público también se batieron récords, alcanzando los 68,12 euros por habitante en 2019, la cifra más alta de la década. Una cifra superior a lo invertido por Madrid (52,05 euros).

En cuanto a vivienda, Valencia gastó en 2019 casi 5 euros por habitante (4,95 euros), lo que supuso un recorte del 28,26% respecto a 2018. Una cifra lejana a la media de las ciudades analizadas que se sitúa en 18,84 euros por habitante destinados a vivienda.

Como en el resto de los ayuntamientos analizados, el indicador bienestar comunitario es el que más dinero recibió, su gasto se incrementó un 9,57%, hasta los 159 euros por habitante, su máxima cifra en diez años. El gasto en alcantarillado batió récords, con 21,92 euros por habitante, un considerable 34,3% superior respecto a 2018, convirtiendo Valencia en la tercera ciudad que dedica más a este ámbito de las veinte analizadas. Valencia volvió a batir en 2019 el récord por la cola en recogida, gestión y tratamiento de residuos: es la ciudad que menos gasta en ello, por cuarto año consecutivo, aunque destinó casi un 6% más en 2019 que el año anterior (41,30 euros por habitante). La limpieza viaria alcanzó por primera vez los 50 euros en 2019, un 6,5% más que el año anterior.

En promoción y fomento del deporte, Valencia destina 18,81 euros por habitante, una cifra muy por encima de la media de las ciudades analizadas que se sitúa en 10,78 euros. Aunque no está incluido dentro de este indicador, Valencia es la ciudad que menos gasta en instalaciones deportivas, 2,38 euros por habitante en 2019.

En protección y mejora de medio ambiente, Valencia nunca había superado en esta partida los 8 euros por habitante de 2019 (8,47 euros), un 10,5% más que el año anterior, dedicados íntegramente a protección contra la contaminación acústica, lumínica y atmosférica. Una cifra que se sitúa por encima de la media de ciudades analizadas (6,60 euros por habitante), pero lejos del presupuesto de la ciudad que más destina: Santa Cruz de Tenerife con 28,88 euros.

En información y promoción turística, se rebasaron por primera vez en diez años los 8 euros (8,05 euros). Aunque no está incluido en el indicador de turismo, Valencia destina 15,18 euros a protección y rehabilitación del patrimonio histórico-artístico, un 23,7% más que en 2018. Se trata del valor más elevado de todas las ciudades analizadas.

Para Lorenzo Dávila, director general de OSUR: “El gobierno de Ribó recortó en educación y en vivienda, dos de los temas estrella de los gobiernos autodenominados del cambio, aun cuando solo entre el 17% y el 19% de los jóvenes de la Comunidad Valenciana puede permitirse emanciparse en España debido a la precariedad laboral y el alto precio de la vivienda. Sin embargo, se vio obligado a aumentar el presupuesto en seguridad debido a que la criminalidad en Valencia también subió, un 6,49%, hasta el segundo trimestre de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior”.

“Es remarcable el tímido aumento del gasto en medio ambiente, dedicado íntegramente a protección contra la contaminación acústica, lumínica y atmosférica ya que Valencia sufre la mayor contaminación lumínica de España, que está en cabeza en Europa, según datos de septiembre de 2018. El gobierno municipal tuvo que actualizar el Plan de Mejora de la Calidad del Aire en la zona metropolitana, donde se documentaron los niveles más altos de contaminación”, enfatizó el director de OSUR.

Análisis de 20 municipios españoles

El Observatorio de los Servicios Urbanos (OSUR) ha analizado 21 partidas presupuestarias de 20 ciudades españolas con diferentes gobiernos entre los años 2010-2019. De los datos se desprende que la tendencia de gasto en los ayuntamientos analizados es en general a la baja.

De hecho, el análisis de las partidas presupuestarias de 2019 en términos agregados muestra que, respecto a 2018, la partida de bienestar comunitario disminuye un 6,36%, medio ambiente disminuye un 4,27%, vivienda disminuye un 1,27%, así como educación que a su vez disminuye un 4,56%.

En el caso de la partida de seguridad, nos encontramos con que disminuye un 7,13%, turismo disminuye un 25,08%, la partida de transporte público lo hace un 5,18%, mientras que en la partida de deporte la caída es de un 8,30%.  

Sobre OSUR – AESP

El Observatorio de Servicios Urbanos (OSUR) es una plataforma perteneciente a la Asociación por la Excelencia de los Servicios Públicos (AESP) que quiere convertirse en altavoz de las opiniones de los ciudadanos sobre sus servicios municipales. Queremos defender los intereses de los contribuyentes para que reciban servicios de excelencia en los aspectos más cotidianos de su vida diaria, que son precisamente los servicios que deben prestar los Ayuntamientos. Desde OSUR ponemos el foco en analizar cómo se prestan los servicios de limpieza, transportes, agua, iluminación y otros servicios que dependen de los Ayuntamientos.

Más información: www.osur.org
Twitter: https://twitter.com/osur_observa

Más información

Gabinete de prensa OSUR
prensa@osur.org
Telf. 662 579 506

[1] El presente análisis comparativo del gasto de las principales 20 ciudades españolas en 2019 se basa en los presupuestos comprendidos entre los años 2010 y 2018, y se nutre de las cifras que publica el Ministerio de Hacienda a través de la Secretaría General de Coordinación Autonómica y Local recogidos en gobierto.es.

Descargar nota de prensa